Contadores individuales instalación central

Contadores individuales para calefacción y refrigeración en comunidades con instalación central

En el artículo de hoy vamos a hablar de la obligatoriedad de instalar contadores individuales para calefacción y refrigeración en comunidades con instalación central.

El pasado mes de agosto se aprobó el Real Decreto 736/2020, por el que se regula la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas de edificios, completando así la transposición de varias Directivas Europeas como son la 2021/27/UE y la (UE) 2018/2002 de Eficiencia Energética, que ya están en vigor en buena parte de la Unión Europea.

El principal objetivo de esta norma es mejorar el rendimiento energético en los edificios, basándose en el consumo individual. Con esta medida se estima alcanzar un ahorro medio del 24% del gasto energético.

Se pretende posibilitar que cada usuario abone únicamente la cantidad que consume, lo que le permite adecuar y optimizar el uso que hace de la energía, garantizar un confort adecuado, evitar costes innecesarios y disminuir las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera.

¿Qué implica para las Comunidades de Propietarios?

En este Real Decreto se fija para los titulares de instalaciones térmicas centralizadas existentes en los edificios, la obligación de instalar contadores individuales que midan el consumo de energía térmica de cada consumidor, siempre que sea técnicamente viable y económicamente rentable.

Excepcionalmente, para el caso de calefacción, y siempre que no sea técnicamente viable el uso de contadores individuales, se impone la obligación de instalar repartidores de costes de calefacción, siempre que esta opción sea económicamente rentable.

Adicionalmente, se establece la obligación de disponer de servicio de lectura remota que permita la liquidación individual de los costes en base a los consumos.

Los sistemas de contabilización individual ya instalados que no permitan la lectura remota deberán ser sustituidos por otros que lo permitan antes del 1 de enero de 2027.

¿A qué comunidades de propietarios afecta?

Esta normativa será de aplicación obligatoria en edificios con sistemas de calefacción o refrigeración centralizados construidos antes de la aprobación del Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios de 1998, ya que todos los edificios construidos posteriormente ya están obligados a instalar dispositivos de contabilización individuales.

Quedan exentos de la instalación de contadores individuales, según el anexo I de este Real Decreto, aquellos edificios:

– En los que técnicamente no sea viable (acreditado por un instalador/mantenedor cualificado).

– Situados en las zonas climáticas más cálidas del país (zonas de Levante y Andalucía, las islas, Ceuta y Melilla), por falta de rentabilidad económica.

Así como aquellos en los que la inversión no pueda recuperarse en un máximo de cuatro años, a partir de los ahorros que se pueden generar (justificado en el presupuesto elaborado por el instalador cualificado).

El resto de inmuebles tendrán un plazo para su adaptación en función de las características del edificio y la zona climática en la que estén ubicados.

¿De qué plazos disponen las Comunidades de Propietarios para adaptarse?

Se fijan dos tipos de plazos que variarán en función de la zona climática en la que se encuentre el edificio y del número de viviendas.

Se establece una fecha límite para obtener al menos un presupuesto estandarizado que determine la viabilidad técnica y económica, y otra fecha límite para tener activa la instalación, que será 15 meses después.

En Castilla y León nos podemos encontrar con zonas climáticas «D» y «E», luego:

Para edificios de 20 viviendas o más:

– Si están en zona climática D, la fecha límite para obtener el presupuesto será el 1 de julio de 2021, y el 1 de octubre de 2022 para tener activa la instalación.

– Si están en zona climática E, la fecha límite para obtener el presupuesto será el 1 de febrero de 2021, y el 1 de mayo de 2022 para tener activa la instalación.

Para edificios de menos de 20 viviendas:

– Si están en zona climática D, la fecha límite para obtener el presupuesto será el 1 de diciembre de 2021, y el 1 de marzo de 2023 para tener activa la instalación.

– Si están en zona climática E, la fecha límite para obtener el presupuesto será el 1 de julio de 2021, y el 1 de octubre de 2022 para tener activa la instalación.

¿Cuáles son los pasos a seguir?

Inicialmente, se deberá recurrir a la empresa que realiza el mantenimiento de la instalación térmica centralizada para que asesore sobre su posible exclusión de la obligación de instalar equipos de contabilización individualizada.

En el caso de que dicha instalación esté exceptuada por alguna de las causas mencionadas anteriormente, la empresa mantenedora deberá emitir un certificado siguiendo el formato incluido en el Anexo II del Real Decreto, y los titulares de la instalación lo deberán presentar ante el órgano competente de su Comunidad Autónoma junto con una declaración responsable (Anexo V) en el plazo máximo de dos meses desde la fecha de firma del certificado.

Si por contrario en esta primera evaluación se concluye que la instalación no se encuentra incluida entre las excepciones, la Comunidad de Propietarios deberá solicitar, al menos, un presupuesto, gratuito y estandarizado (según el Anexo III del Real Decreto), a alguna de las empresas instaladoras o mantenedoras habilitadas para tal fin de acuerdo con el RITE.

Cuando el resultado del presupuesto acredita la viabilidad técnica y rentabilidad económica de la instalación, la comunidad deberá proceder a la instalación de los sistemas de contabilización individualizada en un plazo máximo de 15 meses.

Si quiere ampliar la información, contáctenos.