gasto de la instalación o bajada a cota cero de un ascensor

El gasto de la instalación o bajada a cota cero de un ascensor

En el artículo de hoy tratamos de arrojar algo de luz a la polémica que en ocasiones surge a la hora de repartir el gasto de la instalación o bajada a cota cero de un ascensor entre los copropietarios de una comunidad.

Ya vimos en el artículo «Votos necesarios para la instalación o bajada a cota cero de ascensores«, que atendiendo a la Ley de Propiedad Horizontal, podemos encontrarnos diferentes formas de aprobar la instalación y el correspondiente reparto del gasto.

Debemos recordar que, como regla general, los gastos no se pagan en razón al uso, sino en razón a la pertenencia a la comunidad.

Obligación de pago en la instalación «ex novo» de un ascensor

Cuando se lleva a cabo la instalación de un ascensor en un edificio que carecía de él, además de atenderse al principio de «accesibilidad universal» de las personas eliminando barreras arquitectónicas, se está consiguiendo una revalorización del inmueble en su conjunto.

Por ello, la contribución a los gastos generados para esta instalación «ex novo» es una obligación para todos los copropietarios del edificio en función de su coeficiente de participación en el mismo.

La polémica surge cuando en una comunidad existen cláusulas estatutarias de exoneración genérica de gastos, con apoyo en el «no uso del servicio», principalmente, para los locales comerciales.

La doctrina del Tribunal Supremo interpreta que con estas exenciones genéricas, podrían quedar excluidos del pago del coste que supondría la conservación, funcionamiento, reforma o sustitución del ascensor, pero no exime del pago correspondiente del coste de la instalación «ex novo» del ascensor en un edificio que carece de este, ya que se trata de garantizar la accesibilidad y la mejora general del inmueble.

Obligación de pago en la bajada a cota cero de un ascensor

Respecto a las actuaciones necesarias para realizar la bajada a cota cero de un ascensor, hasta hace unos años, la tendencia era considerarlas como una obra de conservación, reforma o sustitución del ascensor ya existente, con lo que esto suponía a la hora de su aprobación y reparto del gasto.

Sin embargo, la actual jurisprudencia establecida por el Tribunal Supremo (Sentencias 276/2021, 216/2019 y 381/2018) marca como doctrina que la bajada a cota cero del ascensor sea calificada como «gasto de instalación» del ascensor o «de ubicación ex novo del ascensor en una planta», desechando la interpretación anterior de que fuese considerada como una simple obra innovadora de mejora.

Por lo tanto, la obligación de pago es la misma que la expuesta en el apartado anterior correspondiente a la instalación de un ascensor en un edificio que carecía de él, es decir, obliga a todos los propietarios.

En resumen, todos los comuneros tienen la obligación de contribuir, en su parte correspondiente, al coste de la instalación «ex novo» o a la bajada a «cota cero» del ascensor, exista o no cláusula de exención de gastos en los estatutos o en acuerdo comunitario unánime.

Confiamos en que le haya resultado interesante. Para contratar o ampliar información sobre nuestros servicios, contáctenos.

La inspección de los ascensores