inspección de las instalaciones contra incendios

La inspección de las instalaciones contra incendios

En el artículo de hoy vamos a hablar de como afecta la última reglamentación a la inspección de las instalaciones contra incendios en las comunidades de propietarios.

Hasta finales de 2017, bastaba con tener contratada una empresa mantenedora homologada para la realización de los mantenimientos periódicos de las instalaciones de protección contra incendios exigidos por ley.

Con la entrada en vigor en diciembre de 2017 del Reglamento de instalaciones de protección contra incendios (RIPCI), nos encontramos con la obligatoriedad de pasar una inspección por un Organismo de Control Autorizado (OCA), que certifique la validez de la instalación de protección contra incendios, de un modo similar a como también ocurre en otras instalaciones como la de baja tensión o los ascensores.

Esta inspección a realizar por un OCA es independiente de las revisiones obligatorias por parte de las empresas mantenedoras de las instalaciones y se realizará cada 10 años.

¿Qué instalaciones deben someterse a inspección?

Aunque según esta normativa los edificios de uso residencial vivienda están exentos con carácter general de realizar las inspecciones por un Organismo de Control (OCA), sí que deberán someterse a esta inspección las instalaciones contra incendios que estén ubicadas en edificios que cuenten con una superficie construida mayor o igual de 500 m2 destinada a uso aparcamiento.

Este es el motivo por el que sí que tendrán obligación de someterse a una inspección por un Organismo de Control aquellas comunidades de propietarios que cuenten con un garaje de más de 500 m2 (unas 25 plazas de garaje).

Además, también estarían obligadas a pasar esta inspección si cuentan con locales o zonas de «riesgo especial alto», entre los que estarían las zonas de trasteros si tienen una superficie mayor a 500 m2 o las salas de calderas si tienen una potencia útil nominal mayor de 600 KW.

¿Cuándo hay que realizar la primera inspección?

Las instalaciones de protección contra incendios deberán someterse a la primera inspección periódica a los 10 años de su puesta en servicio, y posteriormente cada 10 años.

En el caso de que no hubiera habido puesta en servicio (bien porque no fuera obligatoria, o bien porque esta no se hizo por cualquier otro motivo), los años empezarán a contar desde el momento que se finalizó la instalación.

Para aquellos edificios que cuenten con instalaciones que tengan diez o más años desde su puesta en servicio, la norma determina los siguientes plazos máximos para realizar la primera inspección por OCA, a contar desde el 12 de diciembre de 2017, fecha de entrada en vigor del nuevo Reglamento:

a) Instalaciones con una antigüedad mayor o igual a 20 años: en el plazo de un año, es decir, deberían haberla pasado en diciembre de 2018.

b) Instalaciones con una antigüedad mayor o igual a 15 años y menor a 20 años: en el plazo de dos años, es decir, deberían haberla pasado en diciembre de 2019.

c) Instalaciones con una antigüedad mayor o igual a 10 años y menor a 15 años: en el plazo de tres años, es decir, Tendrán de plazo para pasarla hasta el 12 de diciembre de 2020 .

No hay que olvidar que estas inspecciones periódicas por Organismo de Control son independientes de las revisiones obligatorias por parte de las empresas mantenedoras de las instalaciones.

¿Qué documentación nos podrán requerir para la inspección?

Cuando se vaya a realizar la inspección periódica, el organismo de control solicitará al titular la documentación de dicha instalación, y si detecta que falta algún documento, lo hará constar para que el titular lo subsane.

La documentación que nos pueden solicitar en la inspección reglamentaria será la siguiente:

– La autorización de puesta en servicio, por el órgano competente de la correspondiente comunidad Autónoma.

En el caso de que no hubiera habido puesta en servicio (porque no fuera obligatoria, o por otro motivo), se deberá aportar la licencia de edificación, actividad, u otra documentación que indique la fecha de instalación.

– El contrato de mantenimiento con una empresa debidamente habilitada.

Actas de mantenimiento de los sistemas correspondientes, al menos de los 5 años anteriores a la inspección periódica.

Documentación técnica e instrucciones de mantenimiento de la instalación.

– Si procede, es decir, si ya ha pasado anteriormente una inspección por OCA, deberá disponer del acta de la inspección anterior.

Si quiere ampliar la información, contáctenos.

La inspección de las instalaciones eléctricas

Mantenimiento de las instalaciones contra incendios