La videovigilancia y la protección de datos

La videovigilancia y la protección de datos

En el artículo de hoy hablamos de cómo conviven la videovigilancia y la protección de datos en una comunidad de propietarios.

Cada vez es más habitual que las comunidades de propietarios se planteen la instalación de sistemas de videovigilancia, y para ello, según establece el art.17.3 de la LPH, será necesario el voto favorable de las 3/5 partes del total de los propietarios y cuotas de participación.

Un aspecto a tener en cuenta es que la monitorización, grabación, tratamiento y registro de imágenes y sonidos por parte de los sistemas de videovigilancia en una comunidad de propietarios tienen que cumplir con lo establecido en la normativa en materia de protección de datos de carácter personal (RGPD), y especialmente con los principios de proporcionalidad, idoneidad e intervención mínima.

¿Qué requisitos debe cumplir la videovigilancia respecto a la protección de datos?

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), en un análisis de algunos supuestos específicos que habitualmente le son consultados, indica que la instalación de cámaras y/o videocámaras en comunidades de propietarios se rige por los siguientes requisitos y condiciones:

– Legitimación para la instalación

Para la instalación de cámaras en zonas comunes será necesario el acuerdo de la Junta de propietarios que quedará reflejado en las actas de dicha Junta.

Se recomienda que en el acuerdo se reflejen algunas de las características del sistema de videovigilancia, así como el número de cámaras o el espacio captado por las mismas.

La legitimación para el tratamiento de datos de carácter personal (imágenes y, en su caso, voces) estaría en el interés público, recogido en el artículo 6.1 e) del RGPD.

– Registro de actividades de tratamiento

Se debe configurar el registro de actividades de tratamiento referido a las videocámaras.

– Derecho de información

Se instalarán en los distintos accesos a la zona videovigilada y, en lugar visible, uno o varios carteles que informen de que se accede a una zona videovigilada.

El cartel indicará de forma clara que se trata de una zona videovigilada, la identidad del responsable del tratamiento y ante quién y dónde dirigirse para ejercer los derechos que prevé la normativa de protección de datos.

Asimismo, se pondrá a disposición de los afectados la restante información que exige la legislación de protección de datos. La información puede estar disponible en conserjería, recepción, oficinas, tablones de anuncios o ser accesible a través de internet.

– Grabación de imágenes

Las cámaras solo podrán captar imágenes de las zonas comunes de la comunidad.

No podrán captarse imágenes de la vía pública a excepción de una franja mínima de los accesos al inmueble.

Tampoco podrán captarse imágenes de terrenos y viviendas colindantes o de cualquier otro espacio ajeno.

Si se utilizan cámaras orientables y/o con zoom, será necesaria la instalación de máscaras de privacidad para evitar captar imágenes de la vía pública, terrenos y viviendas de terceros.

La contratación de un servicio de videovigilancia externo o la instalación de las cámaras por un tercero no exime a la comunidad del cumplimiento de la legislación de protección de datos.

– Monitores y visualización de imágenes

El acceso a las imágenes estará restringido a las personas designadas por la comunidad de propietarios.

El sistema de grabación se ubicará en un lugar vigilado o de acceso restringido. A las imágenes grabadas accederá solo el personal autorizado, que deberá introducir un código de usuario y una contraseña.

Una vez instalado el sistema, se recomienda el cambio regular de la contraseña, evitando las fácilmente deducibles.

Si el acceso se realiza con conexión a internet, se restringirá igualmente con un código de usuario y una contraseña (o cualquier otro medio que garantice la identificación y autenticación unívoca), que solo serán conocidos por las personas autorizadas a acceder a las imágenes.

En ningún caso resultarán accesibles a los vecinos mediante canal de televisión comunitaria.

– Conservación y comunicación de las imágenes

Las imágenes serán conservadas durante un plazo máximo de un mes desde su captación.

Las imágenes que se utilicen para denunciar delitos o infracciones se acompañarán a la denuncia y será posible su conservación para ser entregadas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o a los Juzgados y Tribunales que las requieran. No podrán utilizarse para otro fin.

La petición de imágenes por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad se realizará en el marco de actuaciones judiciales o policiales. En este caso, la comunidad conservará la solicitud. El requerimiento al titular del tratamiento será el documento que ampare a éste para comunicar datos a las mismas o a los Juzgados y Tribunales que los requieran.

Si quiere ampliar la información, contáctenos.

¿Qué es el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)?