votos instalación o bajada cota cero ascensor

Votos necesarios para la instalación o bajada a cota cero de ascensores

En el artículo de hoy hablamos de los votos necesarios para la instalación o bajada a cota cero de ascensores en las Comunidades de Propietarios, así como de las posibilidades de reparto del correspondiente gasto.

La instalación de un ascensor, o su bajada a cota cero (nivel de calle), es hoy en día una necesidad para muchos usuarios y, en muchos casos, una obligación para las comunidades de propietarios.

Sin considerar los aspectos técnicos, a la hora de ver los requisitos y condicionantes a tener en cuenta para el establecimiento de los acuerdos para la instalación de un ascensor en la comunidad, o bajarlo a «cota 0”, nos encontramos con dos situaciones diferenciadas:

1 – Si existe petición por parte de personas mayores de 70 años o con discapacidad.

En estos casos y atendiendo al principio de «accesibilidad universal» de las personas con discapacidad o mayores de setenta años, se aplicaría el art.10.1 de la LPH que señala que:

«Tendrán carácter obligatorio y no requerirán de acuerdo previo de la Junta de propietarios…«.

Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre propiedad horizontal.

Por ello, en estos casos, la instalación del ascensor o bajarlo a cota 0 será obligatorio para la comunidad sin necesidad de acuerdo en junta, aplicándose el concepto del importe repercutido anual.

Este concepto implica que, con carácter obligatorio, el coste de la actuación se repartirá según el coeficiente general entre los propietarios siempre que:

«..el importe repercutido anualmente de las mismas, una vez descontadas las subvenciones o ayudas públicas, no exceda de doce mensualidades ordinarias de gastos comunes.«

Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre propiedad horizontal.

Si el coste de las obras es superior a las mencionadas doce mensualidades, no desaparecerá su obligatoriedad siempre que el resto del coste sea asumido por quienes las hayan requerido.

Para cumplir con este concepto y que no sea un obstáculo económico insalvable para los solicitantes, es interesante que la empresa de ascensores seleccionada haya presentado un presupuesto con el pago fraccionado por años; es decir, que la derrama no se pagaría de una sola vez, sino en el fraccionamiento anual que se apruebe, procurando que este importe repercutido anual no exceda de 12 mensualidades ordinarias de gastos comunes.

En estas situaciones, al tener carácter obligatorio, los acuerdos que deberá tomar la Junta de Propietarios se limitarán a:

«..la distribución de la derrama pertinente y a la determinación de los términos de su abono.«

Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre propiedad horizontal.

2 – Si no existe petición por parte de personas mayores de 70 años o con discapacidad.

En estos casos, para la instalación del ascensor o bajarlo a cota cero, será necesaria su aprobación en Junta, siendo de aplicación el quórum que establece la LPH en su art.17.2.

«el establecimiento de los servicios de ascensor, incluso cuando impliquen la modificación del título constitutivo, o de los estatutos, requerirá el voto favorable de la mayoría de los propietarios, que, a su vez, representen la mayoría de las cuotas de participación.»

Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre propiedad horizontal.

Además, según establece el segundo párrafo de este art.17.2 de la LPH

«Cuando se adopten válidamente acuerdos para la realización de obras de accesibilidad, la comunidad quedará obligada al pago de los gastos, aun cuando su importe repercutido anualmente exceda de doce mensualidades ordinarias de gastos comunes».

Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre propiedad horizontal.

Por lo tanto, si el acuerdo es aprobado por doble mayoría (propietarios y cuotas), el gasto integro se repartirá entre todos los propietarios en función de su coeficiente de participación en la comunidad.

Confiamos en que le haya resultado interesante. Para contratar o ampliar información sobre nuestros servicios, contáctenos.

La inspección de los ascensores